En Grayling no nos limitan las fronteras, ni las reales ni las imaginarias.